2 de febrero de 2012

Quiero y no puedo

APATERO a tus zapatos. Es una frase utilizada para hacer notar a alguien que se hace el competente en cuestiones de las que no tiene ni idea. Dentro del mundo de los símbolos que representan a los municipios, hay escudos heráldicos, banderas, logos y/o emblemas. Parece claro la diferencia entre bandera y el resto, pero para un no iniciado en la heráldica, hay problemas para reconocer un auténtico escudo de armas heráldico de un vulgar emblema "moderno". 

Hay políticos locales que a ese trapo que ondea le llaman bandera y a ese dibujito que el Ayuntamiento usa en sus escritos le llama escudo, aunque tal "escudo" no sea un escudo de armas heráldico. Casos de estos hay muchos y hoy os hablaré del escudo de armas municipal de Campdevànol y el quiero y no puedo tener un "no escudo" como escudo.

El escudo de armas heráldico municipal aprobado apareció el el DOGC 957, del año 1988:
Escut caironat: d'argent, una palmera arrencada de sinople. Al timbre, una corona mural de poble.
Traducción simplificada:
De plata, una palmera de sinople. Por timbre, una corona mural de pueblo.
Escudo de armas heráldico municipal de Campdevànol. De plata, una palmera de sinople.
El escudo tiene la forma de escudo de municipio, que es un cuadrado apoyado sobre uno de sus vértices. Esta es la forma descrita en catalán como caironat. Caironat significa con forma de cairó. Un cairó es una baldosa cuadrada. A falta de encontrar una traducción literal para cairó, utilizo la descripción de Vicente de Cadenas, que lo describe como escudo de municipio, al ser la única forma exclusiva para este tipo de heráldica, y es por eso la que él aconsejaba.

El escudo solo contiene una figura, cosa que hace que el diseño sea sencillo, por tanto apropiado y eficiente. La palmera es un atributo hagiográfico del patrón de pueblo, San Cristobal. En heráldica, las figuras van dentro de los límites del escudo y no deben tocarlo.

Según cuenta la leyenda, Cristóbal era un hombre de gran fuerza y estatura que, por amor a Dios, se ocupaba de transportar gente por un río. Un día llevó a un niño que se presentó como el Creador y Redentor y para demostrarlo, le pidió a Cristóbal que fijara un bastón en el suelo. Al día siguiente, el bastón se había transformado en una palmera, cosa que hizo enfadar al prefecto de la región que le hizo encarcelar y decapitar. ¡Qué tiempos aquellos en los que por hacer aparecer una palmera, te cortaban el cuello!

Este escudo lo he dibujado yo, similar al modelo oficial. El blasonamiento fue redactado por el maestro en heráldica, Armand de Fluvià, que entre otras muchas cosas, es el consejero heráldico de la Generalitat de Catalunya.

El Ayuntamiento de este pueblo de la provincia de Girona, sometió a votación popular el símbolo que representaría al municipio. Desde este punto, cualquier entendido en la materia ya podría intuir problemas. Como era de esperar, las imágenes expuestas no habían estado sujetas al control de un heraldista, si no que eran obras de simples diseñadores gráficos. La imagen ganadora fue esta:

Como cualquier heraldista o aficionado a la heráldica puede observar, no es un escudo heráldico, si no que es una palmera con una cinta y encima una corona mural de pueblo, simulando un escudo pero sin llegar a serlo. En un escudo, la palmera no puede salir del borde del mismo.

Como los habitantes del pueblo votaron esa imagen y la votación popular era para escoger el escudo, quieren que esa imagen sea el escudo. Por suerte, los mecanismos para oficializar un escudo en Catalunya filtran estos despropósitos, teniendo que ser aceptada tanto la imagen como el blasonamiento por el Institut d'Estudis Catalans, que valuará su corrección y adecuación.

Tras varias discusiones e intentos fallidos de oficializar como escudo a este dibujo, el Ayuntamiento intentó oficializar la imagen como emblema, ya que no es un escudo. La Generalitat denegó tal oficialización debido a la normativa vigente sobre símbolos, en la que se puede leer lo siguiente:
19.3 El emblema comprende cualquier símbolo gráfico, diferente al escudo o la bandera, con independencia de la forma y de los elementos que lo componen. 
38.2 El emblema no puede consistir en una modificación, deformación o simplificación del escudo, si bien puede basarse en elementos de éste.
El siguiente paso del Ayuntamiento fue saltarse los cauces normales, acudiendo al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. Como era de esperar, el TSJC desestimó el recurso de Campdevànol a oficializar la imagen que usan como emblema.


El último episodio producido por la ignorancia sobre temas heráldicos ha concluido con la petición del Ayuntamiento de desoficializar el bello escudo y haciendo caso omiso a los expertos y a la justicia, seguirá utilizando aquella imagen, sin oficializar, como si fuera un escudo, pero NO LO ES. Y es que la palabra escudo se utiliza muy a la ligera.

Entradas relacionadas
  1. No lo es.
  2. Escudo de Tarragona.
  3. No lo es (II). 
  4. Otro escudo por la borda.
  5. Símbolos de Catalunya.
Ir a...